Foto de Karol Stefanski en unsplash

Algunos recordareis a Heisenberg como el alter ego de Walter White en la serie Breaking Bad. En realidad, fue una de las figuras más importantes de la física cuántica. Werner Heisenberg demostró, de manera científica, que el simple hecho de observar una partícula subatómica, como un electrón, altera su estado. A esta teoría la llamó El Principio de la incertidumbre.

Su Principio de la incertidumbre y sus descubrimientos sobre la mecánica cuántica, también significaron un punto de partida para comprender mejor nuestra compleja realidad. Puso de relieve que:

La vida es incierta e imprevisible.

Hay muchos aspectos que escapan a nuestro control. Con el covid-19 nos ha quedado aún más claro, ¿verdad? Nos enfrentamos a nuestros miedos más temidos: la muerte, la enfermedad y la penuria económica. Pero la incertidumbre no tiene por qué significar sólo ansiedad, miedo, enfado e ira. También puede significar una oportunidad de ser más consciente de tus objetivos y de las acciones que te lleven a sentirte satifsfech@ al final del día.

Influenciamos en una situación tan sólo observándola.

Entonces, imagina ¡todo lo que puedes alterar con tus acciones! Tú eres capaz, aún sin darte cuenta, de crear nuevas posibilidades, nuevas perspectivas positivas, así como a la inversa. Ésto no cambia, tengamos las circunstancias que tengamos.

¿Qué te parece si empiezas por conectar con tus emociones?

Te propongo un ejercicio que utilizamos en los procesos de psicología coaching. Permite tomar una perspectiva mucho más amplia de la propia situación, toma de conciencia y, como consecuencia, generar nuevas opciones.

  1. Ponte en un lugar cómodo, cierra los ojos y conecta con tu emoción (tristeza, rabia, miedo,…). Ponle color, forma, nombre, intensidad… Siente la emoción en 4D.
  2. Cuando estés seguro/a, te levantas, tomas distancia y mirando donde estabas ubicado/a, describe como te ves a ti mismo/a desde allí. Responde a estas preguntas:
        • ¿Qué opino de la emoción que estaba sintiendo sentad@?
        • ¿La siento igual desde mi nueva ubicación?
        • ¿Le doy algún consejo?
  1. Después te alejas un poco más, y desde esta nueva posición te preguntas:
        • ¿Cómo veo la situación?
        • ¿Qué opino de la emoción en la silla?
        • ¿Qué opino de lo que dije como primer observador/a?
        • ¿Le doy alguna recomendación?
  1. Si lo necesitas, vuelve a tomar distancia. Realízate las preguntas tantas veces como creas oportuno.
  2. Cuando te sientas completamente satisfecho/a, vuelve a la silla. Pregúntate:
        • ¿Qué aprendizaje obtengo de lo que he escuchado de mis “otros yo”?
        • ¿Tomo alguna de las sugerencias que he recibido?
        • ¿Se me ocurren más?
        • ¿Qué puedo hacer a partir de ahora?

La situación que estamos viviendo ahora o las próximas por vivir son historias de aprendizaje, no solo de incertidumbre e imprevisibilidad. Con qué te quedas de tu historia ¿Con la angustia?, ¿el enfado por haber perdido el trabajo?, ¿qué has aprendido?, ¿qué posibilidades te abre la incertidumbre?.

Si necesitas mi apoyo profesional escríbeme a noemifc@psicologiacoaching.life